Practicando Yoga en mi Escuela Infantil

Ommmm

  • Nombre de la Actividad: INICIACIÓN AL YOGA EN LA ESCUELA INFANTIL
  • Destinatarios: Niños y niñas de 2-3 años
  • Observaciones y características del destinatario:

Incorporar la práctica de yoga en la rutina diaria de nuestra clase nos aporta una serie de beneficios a todos los niveles (físico, emocional y mental), tanto a nivel individual como grupal. Pero sin duda, esta disciplina que los expertos recomiendan iniciar a partir de los 3 años es bastante compleja de desarrollar en este contexto dada las características del grupo y de los requisitos necesarios para la correcta implantación dentro de la dinámica de la clase. Es complicado implantar un tiempo y tener un espacio adecuado dentro de la rutina de clase, tal y como requieren los ejercicios de yoga.

A pesar de estos hándicaps, durante las últimas semanas de prácticas en el centro de educación infantil, he llevado a cabo una iniciación al yoga en una clase de segundo nivel (niños que ya han cumplido los 3 años o lo cumplirán dentro de pocos meses), realizando a diario una serie de ejercicios con ellos.

  • Justificación:

La naturaleza ha dotado a los niños de una gran capacidad para sentir curiosidad, una vívida imaginación y un profundo sentido de la conciencia que responden automáticamente a la magia de los cuentos, a la imitación y al juego.

Disfrutan con la experimentación, cada acto está impregnado del placer que conlleva el disfrutar con lo que hacen, el placer de respirar, el placer de vivir.. Además, tienen una atracción innata por la actividad física.

El yoga hace que el cuerpo adopte posturas y movimientos imitados del mundo que nos rodea, y los combina con técnicas de relajación y de respiración, para trabajar con el cuerpo y la mente a un tiempo.

En este proceso, trabaja para mejorar la postura, la fuerza, la flexibilidad, el equilibrio, la concentración, la autoestima y la fuerza de voluntad.

En el yoga no hay competición, no hay presión, ni se gana ni se pierde. Las posturas de yoga están basadas en movimiento de animales, insectos y aves, y en las formas de puentes, árboles y ruedas.

Practicando estas simples posturas de yoga los niños incrementan rápidamente su capacidad de atención y son capaces de tranquilizar su mente y concentrarse. Con práctica constante, también se mejora el equilibrio.

  • Objetivos:

– Favorecer el concepto de identidad y aumentar su autoestima.

– Desarrollar la capacidad de atención y concentración.

– Facilitar el conocimiento de su esquema corporal tomando conciencia de su cuerpo.

– Mejorar su percepción espacial practicando las distintas posturas y ejercicios.

– Favorecer el equilibrio de sus emociones y el reconocimiento de las mismas.

– Potenciar la espontaneidad propia en los niños.

  • Tiempo de realización: 10-15 minutos diarios.
  • Contenido:
  1. Ejercicios de calentamiento.
  2. Posturas adaptadas a la etapa infantil.
  3. Relajación.

___________________________________________________________________________

Antes de comenzar una sesión recuerda:

– No practicar las asanas o posturas de yoga con el estómago lleno.

– La ropa debe ser cómoda para facilitar los movimientos.

– Usar una esterilla o una manta doblada.

– No se debe forzar al cuerpo a hacer algo que le resulte difícil.

– Todos los ejercicios deben realizarse de forma relajada y lenta.

____________________________________________________________________________

  • Desarrollo: Actividad de grupo-clase.

1.   Comenzamos la práctica con movimientos de calentamiento de cabeza: giros izquierda/derecha, arriba/abajo y pequeños círculos en ambas direcciones.

Más ejercicios de calentamiento: Ejercicios de calentamiento para una sesión de yoga

Consigna: Realizar los ejercicios de forma lenta y suave.

2.  Realizamos los distintos ejercicios, comenzando con el saludo al sol.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después nos convertiremos en una montaña, un árbol y pasaremos a las posturas de animales   (mariposa, abeja, perro contento/gato enfadado, elefante, etc.)

Ejemplos de posturas inspiradas en animales:

animales.png

Consigna: Presentar los ejercicios con una frase que les resulte atractiva. Ejemplo con la postura del saludo al sol: ¡Buenos días sol, aquí estoy yo!.

3.  Terminaremos la actividad con unos minutos de relajación permaneciendo en silencio, con una pequeña relajación dirigida o con música. A esta edad, se inicia la relajación como un juego.

Consigna: Niños y niñas a descansar ( pedirles que se hagan los dormidos).

Beneficios de la relajación en los niños: Beneficios de la relajación

Una vez que los niños se hayan familiarizado con los ejercicios y las posturas se pueden desarrollar las mismas dirigiéndolas y dándole forma de cuento (ver ejemplo vídeo “El cuento de las mariposas).

 

  • Evaluación:

Además de ser una actividad divertida que nos ofrece múltiples efectos beneficiosos cuando se practica asiduamente, lo que más destacaría es la conexión emocional que he conseguido con los niños a través de la realización de los ejercicios. Personalmente, he disfrutado mucho con este pequeño experimento en clase.